Una flecha al Mandinga

7 de abril de 2008

La inflación parece estar fuera de control. En marzo los precios al por menor subieron 1,14%. Este valor supone ya una variación acumulada en el año de 2,86% y en los últimos doce meses de 8,03%. Si el incremento de los primeros tres meses se extrapolara a todo el 2008, la inflación podría ser de 11,94%.

Pese a esta sensación de descontrol, el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) y algunos analistas estiman que en los restantes meses del año se darán guarismos más bajos de inflación, lo que permitiría llegar a la meta de 7% para todo el 2008.

Esa “tranquilidad” contrasta con manifestaciones de preocupación provenientes de algunos miembros del gobierno y de organizaciones sociales. El subsecretario de Ganadería, Agricultura y Pesca, Andrés Berterreche, declaró a Búsqueda que se “apunta a acordar medidas con los productores para contener la suba de precios en el mercado interno”. Habló que “quitas” a las exportaciones acordadas con los productores.

Semanas atrás el propio ministro, Ernesto Agazzi, también se había manifestado a favor de “pequeñas quitas” a las exportaciones. Asimismo, el PIT-CNT evalúa pedirle al gobierno que instrumente una “batería de medidas”, entre las que se encuentran las detracciones a las exportaciones de materias primas.

Las detracciones son un instrumento de con un triste pasado en la historia económica uruguaya y, notoriamente, están causando fuertes distorsiones en la economía argentina. Sólo sirven para hacer daño. Son un demonio del cual cualquier nación debería estar a salvo.

Como se diría en la tradición campesina y gauchesca, son un Mandinga. Y al Mandinga hay que combatirlo. “Para ahuyentar al Mandinga (…) hay que tirar una flecha y bailar el candomblé”, decía Zitarrosa en su canción “Macumbabá”.

Quienes, como Constanza Moreira, piensan que el “modelo de crecimiento hacia afuera” es malo y que las detracciones sirven para bajar los precios internos, se equivocan. El director de la Asesoría Macroeconómica del MEF, Fernando Lorenzo, aseguró que “no es parando al sector exportador que vamos a mejorar las condiciones de vida de nuestra población”, aventando la posibilidad de adopción de detracciones. Esta sensatez debe primar.

No hay comentarios: